carro-gastronom-y-almudena-ampros-cocina-2

Menú escolar

Aquí tenéis el menú de septiembre preparado por nuestro equipazo que cocina con sentido para vuestras/os hijas/os. Estamos muy orgullosos de atender a cinco colegios de Cantabria y varias guarderías, lo asumimos como una gran responsabilidad. Nuestro objetivo es que la comunidad educativa se muestre satisfecha de haber elegido un catering que aporta valor al centro educativo y contribuye a la salud de los niños por varias e importantes razones: promueve la inserción laboral de personas con discapacidad, pone en valor los alimentos frescos frente a lo procesados, elige los productos siguiendo criterios de calidad y ambientales y apoya a pequeños productores locales.

Cada mes nuestros menús son supervisados por una dietista y los hacemos como tú en casa: de forma casera. Compramos directamente a nuestros proveedores de confianza locales y ecológicos, pochamos kilos y kilos de cebollita, hacemos las hamburguesitas de verdel una a una, sabemos qué come lo que comemos y eso da mucha confianza, la cocina huele a cocina. Los niños comen sano y rico y los mayores recuperan sabores perdidos. Aquí no abrimos latas, aquí hacemos la salsa de tomate. Aquí no abrimos bolsas con comida preparada, aquí ponemos a remojo las lentejas la víspera y las lentejas son ecológicas. Y no hay glutamato en las patatas fritas porque las nuestras las pelamos nosotros, y en la naturaleza no hay glutamato. Nuestra despensa es pequeñita, pero es que no la necesitamos mayor porque la base de nuestro menú son los alimentos frescos.

En el catering ponemos todo el cuidado, para cuidaros. Por supuesto, tenemos menús especiales para la enfermedad celíaca (EC), para que los celíacos puedan disfrutar de menús ricos y correctos para su salud. Menús para diabéticos; menús para personas con intolerancia a las proteínas de leche de vaca (IPLV); para personas intolerantes a la lactosa, para personas con alergias y es que, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), en la última década se ha duplicado el número de personas afectadas por una reacción alérgica a los alimentos.